Estás acá: Inicio » Lugares turísticos tangueros » Pompeya, barrio de tango

Pompeya, barrio de tango

Está situado en la zona sur de la ciudad de Buenos Aires, barrio proletario y de tradición tanguera desde sus comienzos. Homero Manzi lo menciona en “Sur” diciendo “Pompeya más allá la inundación“..En sus estrofas describe el aspecto físico y el espíritu de esa barriada: “La esquina del herrero, barro y pampa, tu casa, tu vereda y el zanjón, y un perfume de yuyos y de alfalfa que me llena de nuevo el corazón.”

Capilla de la Virgen del Rosario de Pompeya

En realidad su nombre es Nueva Pompeya y se lo debe a la iglesia dedicada a la Virgen del Rosario de Pompeya, que data del 1900 y fue erigida por sacerdotes de la orden de los capuchinos. Hasta ese momento era conocido como el barrio de las Ranas o del Bañado debido a que está ubicado en tierras anegadizas, junto al Riachuelo que es un curso de agua que señala el límite sur de la capital. Tenía en ese entonces poca población y ésta era considerada pendenciera y peligrosa, la mayoria trabajaba en el matadero de ganado que estaba en el actual Parque de los Patricios. El término “rana” en el argot de Buenos Aires, designa al hombre listo, astuto, y se supone que esos eran atributos de los habitantes del barrio “de las Ranas”.

La Avda. Sáenz, que lleva el nombre del sacerdote que fuera el primer rector de la Universidad de Buenos aires, Dr. Antonio Sáenz, era conocida como la “avenida de los huesos” por la cantidad de huesos vacunos, muertos antes de llegar al matadero.
Era una zona de numerosas pulperías, que eran almacenes con un lugar con mesas donde se vendían bebidas y era frecuentado por cuchilleros, arrieros y guitarristas.La pulpería de María Adelia, tenía un patio tan grande que sirvió como hospital de campaña en los combates de 1880 entre facciones que disputaban a favor y en contra de convertir la ciudad en Capital Federal. Otra pulpería famosa fue La Blanqueada. Ambas se conservan como museos.

A comienzos del siglo XX y gracias a una política de loteo a bajo precio, comenzaron a habitar el barrio familias de obreros industriales. Alli se fundó el Club Atlético Huracán que luego de unos años terminó por instalarse en el barrio vecino, ¨Parque Patricios. En el cruce de la Avda. Sáenz con la Avda. Perito Moreno, los domingos funciona la Feria de los Pájaros, donde se exhiben y venden aves de las mas diversas especies y colores.

En la calle Beazley estba el ‘Bar el Chino’, una institución representativa del barrio. Fue instalado por el cantor de tangos Jorge “Chino” Garcés, y fue frecuentado por el ambiente tanguero. Un habitué ilustre del bar era el actor español José Sacristán en sus estadías en Buenos Aires. a la muerte de su fundador, fue vendido y funciona un restaurante, pero no mantiene esa relación con el tango.

La Colonia obrera de Nueva Pompeya, es un complejo formado por 46 casas de un ambiente, 96 casas de dos ambientes y tres casas de tres ambientes, siendo solo algunas de alto fue diseñada por el arquitecto Vicente Frigerio Álvarez y construida por el Jockey Club y las Damas Vicentinas y se inauguró el 18 de octubre de 1912 con la presencia del presidente de la Nación Roque Sáenz Peña y el intendente Joaquín de Anchorena. En la torre central funcionaba antiguamente una biblioteca. En la parte superior de la torre, hay un reloj que solía tocar una campanada cada 15 minutos.

El tango

Debido a la guerra en Europa, gran cantidad de inmigrantes llegaron a nuestro país y muchos de ellos se ubicaron en el sur de la Capital Federal, formando además de Nueva Pompeya, los barrios de La Boca y Barracas. Construyeron viviendas precarias e iniciaron una nueva vida en América. Es en estos barrios donde nace el tango, de los inmigrantes que le dieron la nostalgia. Comenzó a bailarse sin pareja a orillas del río Matanza, donde hoy se encuentra el Puente Alsina, cuyo actual aspecto neocolonial data de 1938 y donde funciona actualmente el Centro Cultural Polo Bandoneón , antes era conocido como el Paso de Burgos, utilizado para el paso de las tropillas que entraban a la ciudad. A partir del 30 comenzó a bailarse en pareja en una tanguería ubicada en la esquina de Corrales y Avda. La Plata, con el paso del tiempo fueron apareciendo más como el ya mencionado Bar el Chino

El principal refeente tanguero es Homero Manzi, la esquina de la Avda. del Barco y Centenera y Tabaré, fue bautizada con el nombre del “Tango Manoblanca” que fue compuesto por él y musicalizado por Antonio Bassi y que en una de sus frases dice ..”Que esta noche me espera un cariño/ en Avenida Centenera y Tabaré”..
Por iniciativa del Mecenas Gregorio Plotnicki  se creó allí el Museo Manoblanca, declarado sitio de interés cultural por el ex Consejo Deliberante. En el año 1995 un busto de bronce de Homero Manzi fue levantado por iniciativa de los vecinos; es obra del escultor Antonio Oriana
A milonguear se puede ir de 17,30 a 23 horas los miércoles a Salón Sur, un buen horario que da posibilidad de recorrer este barrio que aún conserva pinceladas de un pasado obrero y de tango.

comentarios (1)

Dejá un comentario

Ir arriba